jueves, 17 de febrero de 2011

Toh, el recluso.



Solitario, luciendo su hermoso plumaje tornasoleado
en colores azul, verde, negro y canela,
el pájaro toh se posa en una rama a la orilla de un cenote.
Sin algo que lo perturbe,
mueve de un lado a otro, en incesante compás,
su larga y raída cola,
 formada por dos grandes plumas centrales
que sobresalen en medio desnudas,
sólo rematadas al final
con una mota de plumas azul turquesa.




El toh era uno de los pájaros reales que vivían en el reino de las aves de la tierra Maya, en tiempos remotos.
 
En aquel entonces, tenía una larga, delicada y brillante cola de muchos colores, que lo hacía verse tan hermoso como el mismo rey Kukul. Por eso era admirado por las otras aves, pero esto lo volvió orgulloso y arrogante.

En lugar de trabajar, se reunía con otros pájaros reales en las más frescas profundidades de la selva, donde pasaba todo el día contando historias y alimentándose en las tardes de insectos y lagartijas. Aún entonces, el toh pedía a sus compañeros que le buscaran la comida, para no maltratar las plumas de su larga y hermosa cola.

Una tarde, negras nubes aparecieron en el cielo anunciando tormenta. Se convocó entonces a una reunión de emergencia de las aves para protegerse, asignando a cada una su tarea específica.

Chujut, el carpintero; Panchel, el tucán, y Mox, Xtut y Exikin, los pericos y guacamayas, se dedicaron a cortar ramas para construir un refugio. Bach, la chachalaca, y Cutz, el pavo de monte, llevaron las ramas más pesadas. Los pájaros pequeños, como cuervos y oropéndulas, se encargaron de juntar pastos y pequeñas plantas para cubrir el refugio.

Otras aves colectaron frutos y semillas como alimento y algunas más se dedicaron a alertar a los animales de la selva. Entre todas ellas, Oc, el zopilote rey, actuó como jefe.

Sólo el pájaro toh se negó a realizar cualquier trabajo, alegando ser "un aristócrata, no un obrero". Las demás aves le decían que todos lo iban a sentir mucho si la tormenta los encontraba desprevenidos y le urgían a trabajar con ellos. Indignado, el elegante pájaro tomó su lugar entre los constructores del refugio. Pero no pasaron muchos minutos y ya se sentía cansado y sudoroso, de modo que esperó a que nadie lo viera y se escapó metiéndose entre los arbustos cercanos.

Ahí encontró un buen lugar para esconderse: las grietas de una pared de piedra. Se metió en el agujero, se acurrucó y se dispuso a dormir. Convencido de la efectividad del escondite, no se dio cuenta de que su larga cola colgaba fuera del refugio, sobre un camino donde los trabajadores pasaban con su carga.

Tiempo después, el pájaro toh se despertó y escuchó a los otros pájaros cantar. La tormenta había terminado sin hacer mucho daño y todo el reino de las aves se regocijaba por la buena suerte. Salió de su agujero y voló hacia el refugio, donde preguntó a las demás aves si también se sentían cansadas como él luego del exhausto trabajo realizado.

Todos los pájaros asintieron, pero aseguraron que la labor fue necesaria para salvar el bosque y a sus habitantes de lo que pudo convertirse en un gran desastre.

Entonces, los pájaros reales llamaron al toh y juntos volaron a su lugar favorito para posarse entre la selva. Como siempre, el toh se colocó en el lugar más alto del grupo, para que todos pudieran admirar su hermosa cola.

En eso, uno de los compañeros del grupo se empezó a reír de toh, señalando su cola. Poco a poco todas las demás aves hicieron lo mismo, diciéndole: "Tu cola está arruinada. Seguramente la dañaste cuando trabajaste tanto como dices".

El pájaro toh estaba seguro de que aquello era una broma, hasta que se miró y vio sólo dos largas varas desnudas colgando y terminando en un pequeño conjunto de plumas, como dos flechas.

Horrorizado, se dio cuenta de lo que había ocurrido mientras dormía. El engreído pájaro reconoció su culpa, pero no podía soportar que sus amigos supieran la verdad. Su orgullo pudo más que él y se alejó volando hacia la parte más inaccesible de la selva.

Ahí cavó un hoyo en un banco de material y se metió en él. Hasta nuestros días, el toh permanece como recluso en la selva, evita a las otras aves y hace su casa en un agujero.

Efectivamente, el toh es un pájaro que anida en agujeros que construye en bancos de material calizo, expuestos y frecuentemente cercanos a lugares de actividades humanas. Prefiere vivir en el bosque bajo, cerca de los cenotes...

7 comentarios:

Marina-Emer 17.2.11  

Vengo a vuelta de correo para decirte que ha sido un placer recibir noticias tuyas directas ...yo tengo cada dia mas amigas pero a veces en la vida hay recuerdos que nunca se olvidan y el tyo para es "Canto en FLOR"Y YO TE CONTESTÉ PERO DIME TU NOMBRY ME CONTESTASTE (Aejandra)...jamás lo olvidé ni a ti tampoco.
gracias amiga
besos
Marina Pator

Susana 17.2.11  

Hola, soy Susana. vivo en España, (Benidorm). He tenido el placer de encontrar tu casa-blog y tengo que decirte que con lo que he leido hasta ahora me he quedado encantada. Esta entrada de hoy, es bonita de verdad, gracias.
Un saludo.

El Drac 17.2.11  

Qué bonita historia y es de remarcar la gran sabiduría de las leyendas antiguas para explicar algún hecho extraño, dándole una enseñanza de vida para quién las oye. Un apretado abrazo

Josefa 18.2.11  

Hola Canto en flor: Que historia mas bonita nos has dejado.
La soberbia y el individualismo solo sirven para alejarnos de los demás. La persona que es así solo puede esperar que le pase como al
pajaro Tor.
Un beso.

Mônica 18.2.11  

Esta história tembém mostra a beleza que são as histórias dos animais e como eles podem nos dar liçoes de vida
com carinho MOnica

Marina-Emer 23.2.11  

si muy bonito ese verso al pajarito ..gracias por tu amistad y visita ...feliz fin de semana
besos
Marina

RosaMaría 19.6.11  

Que hermosa historia y también la poesía. Tantas bellezas hay en las aves, más o menos adornadas, todas son preciosas. Gracias. Besos.

Related Posts with Thumbnails

El mensaje de este blog

Llena lo cotidiano de amor, de entrega y cuando la tristeza quiera empezar a caminar en ti, ábrele la puerta y píntala de pájaros y niños, y la magia hará que a través de las lágrimas, brille una sonrisa.

  © Blogger template Ramadhan Al-Mubarak by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP