martes, 28 de julio de 2009

Camila, mi compañera. ( 12 )

La casa que compartíamos en el poblado cabecera de la zona escolar, era de lo más confortable, todos los servicios incluyendo el teléfono aunque de aquellos de manivela, a los que había que dar “cuerda” para comunicarte a la caseta con la operadora y de ahí con el usuario con el que deseabas hablar.
Era de lo más placentero disfrutar aquellas charlas de café todas las tardes y los partidos de dominó o cartas con las compañeras maestras en casa. Eso sí después de haber cumplido con las labores del hogar y las programación de todas las actividades escolares para el día siguiente.
Sin embargo en mi interior, sentía que me hacía falta algo.
No estoy muy segura si fue el cansancio de las desmadrugadas, o la caminata diaria de cuatro kilómetros o de ocho cuando por alguna razón no alcanzaba el camión para regresarme, pero un día decidí quedarme a vivir en la comunidad, considerando la existencia de una casa para el maestro.
Aún recuerdo la cara de asombro del comisario ejidal cuando le comuniqué mis deseos de permanecer en la comunidad.
Puesto que los anteriores docentes habían sido varones y con la motocicleta entraban y salían de la ranchería y jamás pidieron vivir ahí, la casa para el maestro, requería de algunos arreglos para dejarse en condiciones habitables.
Con un piso recién hecho, las paredes de ripio forradas de cartón nuevo, un candado en la puerta, una silla, una mesita, un quinqué de petróleo, y muchos huacales en los que se guardaba la fruta, me recibió mi nuevo hogar, al cual llegué en compañía de Camila; no, no se trataba de mi dama de compañía o algo parecido, sino de mi guitarra, llamada así por uno de los pequeños; mis libros, gises, y muchas hojas en blanco para escribir.
Así que sin más ni más “guindé” mi hamaca, acomodé mis cosas y el sueño se hizo realidad.
Mi vida en la comunidad fue de lo más placentera y económica…
Ahora ya no me apuraba en levantarme tan temprano y correr para alcanzar un camión, mucho menos sentía el cansancio de la caminata ni la angustia por dejar a los niños aún en la escuela, para procurar no perder el transporte de regreso.
El tiempo transcurría lento, apacible, dando oportunidad de aprender, conocer, mirar, compartir, sentir, en una sola palabra vivir.
Estar con los niños en la escuela y compartir con ellos era sorprendente cada día.
Me narraban historias en las que el personaje principal era el “Dueño del Monte”, sobre todo el día anterior a mi salida de la comunidad, según ellos para atemorizarme e impedir que los dejara por el fin de semana.
Cuando la nostalgia, la tristeza y la soledad se asomaban, tomaba a mi fiel Camila y me ponía a cantar. Y una noche, al terminar la canción, ahí afuera de mi casa, se escucharon unos emotivos aplausos.
Al día siguiente, a la hora del recreo, llegó Don Manuel, padre de uno de los niños, para invitarme a comer a su casa, pues celebraban el santo de Dina, su esposa. Y ahí estuve con mucho gusto, eso sí, acompañada de Camila!
A partir de entonces, ya no tuve qué preocuparme por buscar mi comida, pues los padres y madres de mis alumnos, se organizaron a fin de proveerme de todo lo necesario.
En renta de vivienda no gasté, mucho menos en servicios de agua y energía eléctrica, y en alimentación correspondía en lo que los padres me permitían, así que mi “cochinito” engordaba cada día más, sin habérmelo propuesto.
Con decirles que de los intereses que generaban mis ahorros, compré pintura para las paredes de la escuela, barniz, brochas y lijas para los pupitres, juguetes, dulces y regalos para celebrar a los niños y las madres en su día, y una campana nueva para mi querida escuelita rural.
Después de cuatro años, al fin alcancé el “sueño” de todo maestro: Trabajar muy cerca de la ciudad.
Con todo lo ahorrado durante mi estancia en mi escuela rural, pude comprarme un auto. No me alcanzó para un último modelo, más bien fue un modelo con diez años ya de antigüedad pero en “buenas condiciones”.
Así que de mi casa a la escuela, hacía una hora de viaje de ida y otra de regreso, y como trabajaba en el turno vespertino, terminaron para mí las levantadas muy de mañana…
Esta historia continuará…

26 comentarios:

Daniela Lima 28.7.09  

Nossa, que experiência, fico feliz em saber o valor que a comunidade deu ao seu trabalho e te ajudando.
E você, utilizando o seu salário para melhorar a escola, lindo demais, parabéns!!

Jose Ramon Santana Vazquez 29.7.09  

...es curioso flor a la contra yo siempre estuve entre las ciudades inmerso,me hubiera gustado mucho el estar en una como la que describes, apreciar la sansibilidad de una mano caliente al darte la suya al llegar al aula , por sus diferentes grados notas el miedo y la empatia de estar con ellos ...no pudo ser , ni sera ya que tu alumno mas discolo te tiene a ti , aqui y con tigo se ve capaz de armarte mil y una fechorias en el patio de recreo , al tomar las lecciones y al soñar que soy muy feliz de que me animes con este corzo de corazon que te brindo entero para ti..Desde mis HORAS ROTAS,
y AULA DE PAZ
un afectuoso abrazo y
cariño compartido
siempre desde el alma
saludos
de amistad:
---Jose Ramon---

Charlie.S. 29.7.09  

justo estaba leyendo tu blog cuando vi tu comentario en el miio, eso es telepatía!! jaja
La verdad es hermoso y admirable todo el esfuerzo que hacen los maestros rurales y se nota tu corazon noble en este bellisimo relato, ademas la devolucion de los niños es algo que no tiene precio, hermosas palabras !
me encanto lo del Dueño del monte jaja esas historias nunca faltan!!
Mandale mis saludos a Camila!
un beso enorme! :D y gracias por las buenas energias!!

Charlie.S. 29.7.09  

y tambiien la descripcion de tu casita es re linnda!
lo mas importante es que teniia techo!!
me encantan las casitas en el medio del campo, siempre que puedo me escapo lejos de la ciudad!

otro beso!!

Marina-Emer 29.7.09  

Un texto muy bonito de tus recuerdos
abrazos
Marina

Sandra... 29.7.09  

Alma linda...Que seus gestos,continuem proporcionando mais e mais alegrias e realizações!
Que DEUS esteja sempre à iluminar seu caminho!
Beijos e obrigada pelo carinho!
Té+!

Mônica 29.7.09  

Querida amiga
Tem hora que sua história escolar se cruza com a minha. Não morei na localidade, mas ficava 8 horas diárias por lá e muitas vezes participei das festas da comunidade rural. Não dormia lá para não deixar mamae sozinha e preocupada.
Mas que inveja! Eu não sei cantar nada, sou desafinada ao extremo, mas adoro escutar musica. E violão é um dos meus preferidos.
Eu também ganhei um carro do papai para parar de endar de caminhão.
E na comunidade também vivi através da prendizagem,partilha,e da visão magnifica que é o povo rural.
Com carinho Monica

Canduxa 29.7.09  

Sólo un alma llena de luz y sonido podría haber decidido vivir en la comunidad. Deben haber sido momentos de encuentro con su verdadera esencia, a que adopten hábitos saludables y Camila fue, sin duda, un gran compañero .... la música es una gran empresa.

afectuoso abrazo

MaryLou 30.7.09  

Qué bien lo explicas!!! espero tu siguiente relato con ansiedad!

Muchos besos, guapa.

Aire de Alhena 30.7.09  

No me cuesta meterme en tu situación aunque mis experiencias no se parecen.

Lo explicas tan rebien que a la vez que leo lo visiono y me haces sentir tus propias emociones.

Gracias por ese abrazo en silencio y por tus letras.
Muchos besos y seguimos.

victoria 30.7.09  

La verdad es una experiencia única ,lohe vivido y lohe sentido,nunca se olvida.besos amiga

Franziska 30.7.09  

Con que ternura lo recuerdas todo. Parece que tienes un corazón que lo ama todo: esa es la clave de tu entendimiento con los niños. ¿Qué padre no quiere a quien trato con cariño sincero a sus hijos? Creo que tu sentido común te llevó a aceptar la mejor situación para tí.Entonces eras una mujer muy joven y agraciada, no es posible que no tuvieras más de un enamorado rondando tus balcones. Veo que de ese tema no nos quiere hacer participar y que te lo guardas como una parte importante del meollo de la historia. Bueno, pues a ver cuando te decides a contarnos alguna cosilla.

Un sincero abrazo.

SAFIRO 30.7.09  

Quiero agradecer tus palabras y la delicadeza que tenés para conmigo.
Podés tomar lo que te agrade de allí, es tuyo también.
Vuelvo en la noche y más tranquila para gozar de tu entrada como merece.
Están, ahora, por llegar mis hijos y espero a recibirlos.

Hasta luego!

Besos

CANTO EN FLOR 30.7.09  

Muchas Gracias Safiro, Eres una Reina!

Te espero al ratito...

SAFIRO 30.7.09  

Gracias a vos, pero si te parece, puede ser también que hagas el tuyo y te voy pasando por correo lo que más te guste y se adapte a tu espacio.
Como vos dispongas está bien para mi.

Besos!

AFRICA EM POESIA 30.7.09  

Vim aaqui dizer que gostei do que li.
e agora sento e...deixo um besito


+++++++++

Café servido Aqui
Com carinho e sabedoria
Café quente e frio
Café doce e amargo...

Mas servido com tanto carinho
E por um amigo
Acaba por se torna...
O melhor café do dia...

Lili Laranjo

Espero que me envies tu direccion...besos

Nerim 31.7.09  

Y pasito a pasito, tranquila, sin prisas, fuiste creciéndote y haciéndote toda una mujer, llena de talento, empuje y determinación.

Un beso muy fuerte y todo mi cariño y admiración.

Los Afonics Son 31.7.09  

Exelente historia...

Aire de Alhena 31.7.09  

Gracias Alejandra por tus palabras de cariño, por tus caricias a mi alma.

Uno de tus mimos lo he publicado, me ha gustado mucho.

Abrazos con cariño.

Mônica 31.7.09  

Tenha um excelente fim de semana minha amiga
Com carinho Monica

Mundo Animal. 31.7.09  

./’´’´’\
.//^ ^\\
(/(_?_)\)
._/”*”\_
(/_)^(_ )~

ME ENCANTO TU BLOG, TE DEJO UN GRAN ABRAZOOOOOOOOO CHRISTIANN

SAFIRO 31.7.09  

Que bonita es tu historia y cuantos valiosos momentos viviste...el que siembra amor, recoge amor.

Pasé un tiempo en una escuela de frontera, con Bolivia, y conozco la experiencia, esa soledad y la entrega de algunos maestros.
Conocí por correspondencia a una maestra, que solcitaba ayuda para sus niños y la escuela. Durante mucho tiempo fui "La madrina"; yo trabajaba como secretaria en una empresa en Buenos Aires y decidí comprometer a mis amigos, a los compañeros y mi propio sueldo, en ayudar a Silvia y sus nenes.
Mandaba encomiendas a ese pueblo a más de 2400 Km. de donde yo estaba. Un día decidí conocerlos y me quedé un tiempo con ellos, lo que duraban mis vacaciones del trabajo.
Son experiencias inolvidables,pero que llevan a reconocer cuanto sacrificio y amor hay en esas bellas personas, que son como vos.
Siento un profundo respeto y cariño por los maestros rurales, esos que hacen patria de forma anónima....y a veces son tan poco reconocidos.

Anoche no pude llegar, estaba ocupada con la música...jajaja.
Te felicito, quedó de maravillas.

Muchas gracias por tus atenciones y me voy a colocar un acróstico que recibí de una amiga...¡Precioso!

BESOS!

Mônica 1.8.09  

Hoje estou muito feliz. Amanha minha irmã Andrea vai chegar. E muito ruim ficar só mamae e eu aqui.
E segunda feira vai sair minha entrevista no blog da Talita. Vá lá dar uma olhadinha, mas desculpe se vou dar mancada.
Com carinho sua amiga Monica
que lhe quer muito bem

Luisa Moreira 1.8.09  

Ser solidária, é uma palavra e um acto que você conhece bem. Belos momentos que preenchem a sua vida. Que Deus a abençoe!

senderosintrincados 1.8.09  

Te sigo leyendo, una vez volví de mi tierra. Te mando besos.

"Minhas Palavras" 1.8.09  

Quando temos um objetivo e corremos atrás dles, passamos por certas dificuldades, depois, tudo se acomoda bem.
Sua vida na comunidade tem algo de especial e inesquecível.
Quero ver o resto dessa linda história.

Beijos, querida!

Related Posts with Thumbnails

El mensaje de este blog

Llena lo cotidiano de amor, de entrega y cuando la tristeza quiera empezar a caminar en ti, ábrele la puerta y píntala de pájaros y niños, y la magia hará que a través de las lágrimas, brille una sonrisa.

  © Blogger template Ramadhan Al-Mubarak by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP