martes, 30 de junio de 2009

Y después, el cielo diría...( 9 )

Había sido tan feliz y tranquilo crecer cobijada por la mantilla sutil de la abuela que nada perturbaba la calma que me envolvía al recordarle. Con ella construí la fuerza y la templanza de espíritu que había puesto de manifiesto al enfrentarme al feroz Don Juan aquella mañana.
Todo parecía indicar que su ira la había desatado la infantil serenata que nos ofrecieran nuestros compañeros y amigos, pues según él era tanta la responsabilidad moral conferida por nuestros padres, que le inquietaba el hecho que faltáramos a la confianza y metiéramos la pata…
Pero, y por qué se desquitó con Lupita?
A esta interrogante no le encuentro aún la respuesta, sólo sé que a raíz de este incidente, quedaron prohibidas serenatas y asociados o todo lo que tuviera que ver con relacionarse con los muchachos, así que los trabajos en equipo, los realizábamos en la escuela y ¡tan, tan!, si es que no querías encontrarte con la carabina de Don Juan.
Aún me parece verle parado junto a la “albarrada” asomando la cabeza, con su carabina al hombro, esperando nuestro regreso de la escuela.
Ahora sonrío al recordarlo, pues a esta actitud ya estaba acostumbrada; pues mi padre así había reaccionado, cuando en una ocasión, el nieto de un contemporáneo y amigo de mis abuelos, tuvo la osadía de acompañarme hasta la puerta de mi domicilio, con la gran diferencia que él no golpeó a mi madre, ni cargó carabina al hombro.
Grabadas en la memoria tengo cada una de sus palabras:
-¡¿Quién es ese monigote que está parado en la puerta?! ¡¿ Y qué vino a hacer aquí?¡
Casi, casi me muero del susto, y si en algo lindo empezaba a soñar, pues esto hizo que cayera de mi nube.
Y comprendí y asumí con obediencia que estos temas de la vida, no serían para mí, o por lo menos durante el tiempo de estudiante.
Todo era diferente para las primas hermanas de mi edad, pues a ellas ya les permitían tener novio e incluso tres, ya estaban en preparativos de ajuar de matrimonio…, con la diferencia que ellas no estudiaban carrera alguna.
En fin, para mí por el momento, carecía de importancia, pues me sentía feliz estudiando y aprendiendo para convertirme en maestra y después, el cielo diría.
Y después, el cielo diría…
Un día en que el feroz Don Juan estaba fuera de casa y del poblado, conseguimos que mamá Lupita nos diera permiso para asistir al baile que sería amenizado por un grupo de reggae del vecino país de Belice, teniendo muy en cuenta aquello de: “siempre y cuando no regresáramos muy tarde”.
Como princesa de cuento me di a la tarea de confeccionar el vestido para asistir a tan animado evento, con la ayuda de Lupita y una de sus hijas que estudiaba “Corte y Confección”.
Para la noche, todo estaba ya listo.
No contaba con que alguien más se prepararía y no precisamente para acompañarnos al baile, sino para “aguarnos la fiesta”, pues minutos antes de iniciar el tan comentado baile, se desató un aguacero que arruinó, vestuario, peinado y maquillaje. No se salvó ni la última costura de la ropa interior!
Este incidente vino a corroborar la idea que de bailes, novios y “demases”, por el momento ni pensarlo.
Así que para el lunes, de regreso a mis clases de Literatura, Historia de la Pedagogía, Música y a mis labores Agropecuarias.
De mañana, viajábamos de la mano de los versos de Alfonsina Storni y Juana de Ibarbourou, Nicolás Guillén, Antonio Machado, Pablo Neruda, Rafael Alberti y Federico García Lorca; y por las tardes, cubierta con un velo, guantes y sombrero, y en la mano un ahumador, cuidaba como buena apicultora mi colmena.
A estas fechas estoy segura que la intención era cultivarnos e impregnarnos de miel el alma y el espíritu; en otras palabras educar nuestras sensibilidades, pues sin la educación de nuestras sensibilidades, todas las habilidades se tornan sin sentido.
En la escuela normal y con los niños, aprendí que la principal tarea de educar, es enseñar a ver; los niños a través de los ojos, tienen el primer contacto con la belleza y la fascinación del mundo.
Los ojos tienen que ser educados para que la alegría aumente…
Educar para mirar y admirar la vida y su riqueza para enriquecer nuestro interior, pues sintiéndonos más ricos interiormente, es posible sentir más alegría, y compartir esta alegría es la razón por la que vivimos.
Y después, el cielo diría…
Esta historia continuará…

13 comentarios:

Fatima 30.6.09  

"Educar para mirar y admirar la vida y su riqueza para enriquecer nuestro interior, pues sintiéndonos más ricos interiormente, es posible sentir más alegría, y compartir esta alegría es la razón por la que vivimos.
Y después, el cielo diría…"
Aprendo muito quando venho aqui.
Sua sabedoria do mundo e da vida me encanta.
Bjs.

Marina-Emer 1.7.09  

Alejandra...bonita y memorable para ti este relato que nos cuentas que es una bella biografia de tu vida..me gusta mucho...los recuerdos siempre viven y siguen de actualidad.Besitos
Marina

Mônica 1.7.09  

O céu diria que voce teve otima escola, com festas e encantos.
E estudou com afinco para ser uma otima professora.

Obrigada pela atenção. Mamae teve febre, mas estamos esperando para leva-la ao médico de tardinha porque ele também esteve adoentado.
Mas acho que é um resfriado. Hoje de manha ela não está mais com febre, só desanimada.
Obrigada pelas sua atenção.
Com carinho Monica
Depois do médico te comunico. Ou amanha cedo porque o dr só vai nos atender depois da 5 horas.

CANTO EN FLOR 1.7.09  

Gracias por la información Mónica, estoy al pendiente de tí y de tu mami...
Cuídate y cuídala mucho, espero nuevas noticias,
Te quiero!

Alma Mateos Taborda 1.7.09  

Bello amiga, aquí aprendo y reflexiono. Felicitaciones y un abrazo.

Aire de Alhena 1.7.09  

Hola mi querdida y preferida comentarista, cómo me gusta leerte aquí y allá.

Los padres, especialmente, protegían a sus hijas de una manera muy exagerada, tenían miedo de que les pasase algo "malo".
Lo del chaparrón si que fue una mala jugada, lo noche se prometía feliz y fue aguada.

La reflexión que haces al final es preciosa y cierta, debemos aprender a mirar.

Bueno, tú también estás misteriosa, ya me contarás lo de Africa :)

Abrazos con cariño

Daniela Lima 1.7.09  

La educación es mirar a los ojos, abrir los ojos a las diferentes ventanas del mundo ... Educar es un intercambio, enseñar y aprender con los niños al mismo tiempo ... Aprendí mucho con mi trabajo y me convertí en mejor persona

beijo do Brasil

CANTO EN FLOR 1.7.09  

O professor de Dani não fêz a tarefa, eehehheh, mim remanesceu de espera a…
Beijos com afeição!

Bluess Swing 2.7.09  

Seguro que eras la más bella con ese vestido...tu historia me hace soñar..gracias.

Franziska 2.7.09  

Es una lección de vida la que hoy nos has dado. En aprender a mirar está la clave. Tú lo tuviste muy claro ¡qué afortunados fueron tus alumnos! Desgraciadamente, no es eso lo que transmiten la mayor parte de los enseñantes.

Un abrazo.

Mônica 2.7.09  

Levamos ela no médico.Mamae está com asma e vai começar a tomar antibiotica e amanha retornará ao médico. Faz 15 anos que ele trata de mamae. Então estamos tranquilas.
Obrigada pela sua atenção
Com carinho Monica

Marina-Emer 3.7.09  

Mi querida ALEJANDRA
yo te agradezco tantas palabras bonitas de vosotras ...es curioso el cariño que se coje dretras de esta ventana .me parece a veces terente tan cerca.... gracias que estas en mi alma
.besos
Marina

Canduxa 6.7.09  

Mi amiga,

A sua historia continua maravillosa.
Educar os olhos para ver una beleza hacer Universo e da vida .... apesar de ela às veces parecer sem encanto e beleza.
Aprender com todas las experiencias del vividas e saber que nada acontece por acaso.
Um grande abraço

Related Posts with Thumbnails

El mensaje de este blog

Llena lo cotidiano de amor, de entrega y cuando la tristeza quiera empezar a caminar en ti, ábrele la puerta y píntala de pájaros y niños, y la magia hará que a través de las lágrimas, brille una sonrisa.

  © Blogger template Ramadhan Al-Mubarak by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP