miércoles, 20 de mayo de 2009

Después de la tempestad...( 4 )

Tras permanecer 48 horas resguardados en aquel Fuerte, al que los embates del ciclón arrancara la enorme puerta, se podrán imaginar las condiciones en las que me encontraba tanto física como psicológicamente, teniendo en consideración que en dos días, no había podido bañarme, y probar alimento suficiente, pues, tras haber compartido y terminado el itacate que me habían preparado para el viaje y los atoles y galletas que nos repartieron los infantes de marina, de ahí en fuera, nada, y ya empezaba a extrañar las tortillas y frijolitos caseros.
Al amanecer del tercer día, nos permitieron salir del refugio.
Y ahora, ¿por dónde?
Nuevamente para fortuna mía, durante la estancia en el refugio, hice amistad con Lupita, la mamá y acompañante de otras chicas, quienes al igual que yo, habían decidido probar suerte para ingresar a la Escuela Normal. Una de ellas había llevado su guitarra y durante el tiempo del encierro, convivimos y entonamos algunas canciones, así que como “perrito sin dueño”, no la dejé ni a sol, ni a sombra.
Lupita pronto encontró un sitio para que pudiéramos descansar y tomar un baño decente.
Como ustedes saben, después de un ciclón, el agua potable o entubada como la conocemos, y la electricidad se ven afectadas; así que para obtener agua, la dueña de la casa nos dio una soga y una cubeta para extraerla de un pozo, lo cual a mi me pareció de lo más normal y natural, pues en casa era la única manera que teníamos para obtenerla; no así a Lupita y las otras chicas que se miraron con un gesto de extrañeza, pues ellas ni siquiera supieron cómo atar la cubeta y utilizarla para extraer el agua.
Aquí fue la oportunidad de demostrar mis conocimientos de “niña de pueblo”, ante un grupo de chicas citadinas, de las que después aprendería muchas otras cosas.
Después del episodio anterior, mis habilidades y conocimientos diferentes me permitieron hacerme un lugar en aquel grupo de nuevas amigas. Desde usar un destapador para abrir refrescos embotellados, hasta amarrar las sogas o cuerdas para colgar o guindar las hamacas, fueron tareas que asumí con agrado.
Aunque el panorama resultaba un tanto desolador por los efectos que dejara el huracán, yo me sentía plenamente feliz y confiada y así me dirigí a la escuela, donde me esperaba una nueva sorpresa.
Ahí, a unos cuantos metros de distancia, estaba el edificio escolar, franqueado por una hermosa “Laguna de Siete Colores”, nombrada así, por las diferentes tonalidades que tomaba el azul, según la intensidad de la luz del sol durante el día y porque en ella confluyen las aguas de seis cenotes.
¡Qué belleza!
En ese momento no me fijé en los árboles arrancados hasta la raíz, ni todo el desastre que había ocasionado el ciclón, yo solamente me detuve y miré y admiré aquel bello panorama que se presentaba ante mis ojos, y me imaginé tomando clases, a la orilla de aquella belleza natural.
Todos estaban nerviosos, expectantes.
Era un total alboroto, maestros preparando el escenario, cotejando registros, asignando grupos.
Muchachos y muchachas buscando su lugar para instalarse y demostrar los saberes para ganarse su lugar en tan cálido, amable y prestigiado Centro Educativo.
La pregunta del día – ¿Y tú de dónde vienes?
Rostros amables, cálidos, sonrientes, llenos de ilusión y esperanza.
Y es que no podía ser de otra manera, pues con el sólo hecho de aprobar el examen, te ganabas una beca, y al finalizar los estudios de la carrera, te asignaban una plaza para desempeñarte como profesor de educación primaria, eso sí, “…dónde la Patria os reclame”, así que ya no había de qué preocuparse, o ¿sí?
Y, ¡a lo que te truje chencha!
Ya del examen solo recuerdo la enorme cantidad de óvalos que tuve que rellenar hasta casi quedarme bizca y la serie de preguntas que tuve que responder, pero bien valía la pena, a eso había ido…
A estas alturas podrán deducir cuales fueron mis resultados en el examen.
Atrás había quedado la añoranza por la casa materna, los temores y la psicosis por el huracán, las penurias por la falta de recursos. Sólo había cabida para nuevas esperanzas, nuevas amistades, nuevos sueños, entretejidos por supuesto, con el recuerdo consagrado a un amor siempre anhelados…
Antes de que iniciara el curso escolar, nos dieron unos días para regresar a nuestros lugares de origen por nuestras pertenencias; ya en casa, en la comodidad de mi hamaca, con los ojos perdidos en la penumbra de la noche, con mil preguntas bullendo en la cabeza, me di cuenta que a partir de entonces, mi vida cambiaría y cobré conciencia de los nuevos retos que enfrentaría.
Ya no valía arrepentirse, mucho menos llorar, así que cerré los ojos y recé: “Ángel de la guarda, dulce compañía”, y bien no había llegado a “no me desampares ni de noche, ni de día”, cuando me quedé dormida…
Esta historia continuará.

16 comentarios:

SAFIRO 20.5.09  

Cuantas vicisitudes y cómo has ido sorteando los obstáculos para lograr tus objetivos.
Lo vas narrando de tal modo que puedo imaginar, visualizar esos momentos. Me encantó leer tu relato de hoy.
Espero por la continuidad...

Que tengas hermosos días

Un abrazo

senderosintrincados 21.5.09  

No podía ser de otro modo. Te sigo. Besos.

David 21.5.09  

Querida amiga. ¡Cuan expresivo, en otro orden, como lo presentas y narras. Me está gustando mucho las enormes vicisitudes que acordan esta, tu historia. Sigue. Abrazo!

Franziska 21.5.09  

Es una historia contada con gran sinceridad y sin aprovecharla para hacer literatura de ella. Y es, como la vida misma, una serie de metas que hay que ir superando y que son, además, momentos que más tarde se revivirán incluso con nostalgia porque se vivieron en la juventud: cuando todos los sueños son posibles.

CARLA FABIANE... 21.5.09  

fico encantada com tanta sabedoria!
voltarei para me enriquecer com suas postagens...
beijos no coração!

Marina-Emer 22.5.09  

Bueno no se si la historia es real o es de la vida misma lo que la veo muy distraida e interesante y dices que continuara pues ya li leeremos.
besitos querida Alejandra me voy al medico no estoy fina
Marina

Daniela Lima 22.5.09  

Brasil se enfrentan a situaciones difíciles cuando se habla de una frase como esta: Después de la tormenta es un Bonança. Bonança significa calma, paz y tranquilidad!

Window of Serenity 22.5.09  

Después de la tempestad viene la calma. Ya estás más próxima para realizar tu propósito, aunque supongo que nos tienes reservadas muchas sorpresas.
Te seguiré leyendo con mucho gusto.
Un abrazo.

Marina-Emer 23.5.09  

SOLAMENTE BUEN FIN DE SEMANA. ABRAZOS
mARINA

Luisa Moreira 23.5.09  

Tanta tormenta, tanta dificuldade, mas.........chega sempre uma luz, um momento de paz que aconte quando oramos. Já lhe disse, este testemunho merecia ser relatado em livro.
Um Abraço bem forte do lado de cá do Atlântico

Zulm@ 23.5.09  

Amiga buen fin de semana !
Buena la historia...seguiré esperando la segunda parte.
Besos :)

Tais Luso de Carvalho 23.5.09  

Descanse agora; tenha um bom domingo e uma semana tranquila pela frente. Sempre aprendemos lendo um pouco da vida dos outros...

beijos, fica com Deus.
tais luso

Marina-Emer 25.5.09  

QUERIDA AMIGA...MIRA...NO TENGO FORMA DE SACAR NADA DE LO QUE ME ENVIAIS NO SIENDO SIMPLEMENTE CORREOS,..NO ME MANDES NADA PUES VOY A ELIMINAR EL CORREO QUE ESTA LLENO Y ME ATASCA ...YO TE AGRADEZCO A TI Y A LAS AMIGAS QUE ME ENVIAN PERO ME QUEDA LA PANTALLA BLANCA COMPLETA-MENTE.
BESITOS
MARINAuntne

Franziska 26.5.09  

Sé que tienes problemas así que, por favor, contestame cuando puedas.

Se trata de José Ramón Santamria Vazques, de "Aula de Paz camín de Mieres" y "Horas rotas"

que me llamó la atención verle en tu blog y se reconocía como alumno tuyo.

Pues, bien, me dejó su adhesión a "El juego de la palabra dada". Quise darle las gracias y entrar en su blog. No pude. En vista de que él entraba en el tuyo, vine a tu página y de este modo pude hallar la página. Pero me encuentro con una barrera a la hora de publicar un comentario pues Windows Internet Explorer lo impide diciendo que no puede abrir la página.

Querría que se lo dijeras si puedes entrar en contacto con él por correo electrónico o directamente. No qquiero que piense que soy una desagradecida que no hace caso de las personas que tratan de acercarse a mi blog.

Todo esto no es urgente. Ya sé que tienes cosas más importantes que atender, por favor, tenlo en cuenta pero hazlo cuando tengas tiempo suficiente. Sé que puedo contar contigo ¿ves? una más que
se acuerda de tí.

Canduxa 12.6.09  

Que experiências fantásticas!
Apesar de dolorosas e difíceis, também teve momentos de magia. Só com as experiências evoluímos e nos tornamos em ser mais fortes. Nestas alturas descobrimos a força e a luz que existe dentro de nós e nos ajuda a ultrapassar todos os obstáculos. Acredito que deve ser uma pessoa extraordinária e cheia de fé.
Um beijo cheio de luz e muito carinho

M@R 4.7.09  

hola,,,
la verdad que de tiempos,,,
abrazos,,,

Related Posts with Thumbnails

El mensaje de este blog

Llena lo cotidiano de amor, de entrega y cuando la tristeza quiera empezar a caminar en ti, ábrele la puerta y píntala de pájaros y niños, y la magia hará que a través de las lágrimas, brille una sonrisa.

  © Blogger template Ramadhan Al-Mubarak by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP